La CNTE está muy enojada

La CNTE está muy enojada

 

Lo que queda de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) está muy enojada y así lo demostró el pasado 7 de septiembre durante la visita del presidente Enrique Peña Nieto a la capital oaxaqueña, cuando atacaron con cohetones la flota de helicópteros del Estado Mayor Presidencial.

Y cómo no van a estar enojados.

Con la implementación de la Reforma Educativa, la disidencia del sindicato magisterial perdió 5 mil millones de pesos anuales que se destinaban a 44 mil plazas en control de la Coordinadora y que no eran ocupadas por nadie que laborara en un salón de clases.

Los ‘aviadores’ detectados y reportados en la auditoría realizada al Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y el Gasto Operativo (Fone), el cual entró en operación en el 2015, han sido dados de baja y los recursos, equivalentes a la nómina completa de 4 mil escuelas, ya no son utilizados más para financiar las movilizaciones y protestas de la CNTE.

Otro de los cambios que la Reforma Educativa trajo es que el pago a los maestros, en lugar de ser depositado a las cuentas de las secciones sindicales en control de la CNTE —y que después ellos dispersaban a su criterio y bajo sus condiciones— ahora son transferidos de manera directa a los profesores a través de la banca electrónica. 87% de los mentores cobraron así su salario durante el 2016 y el número será mayor este año.

Desde el 2015 la Secretaría de Desarrollo Social eliminó en Oaxaca y otras entidades con preeminencia de la CNTE, el requisito de “certificación de asistencia escolar” para el cobro de beneficios del Programa Prospera. Aunque esto no tiene que ver propiamente con la Reforma Educativa, su aplicación liberó a las familias de la coacción de la Coordinadora quienes condicionaban la entrega de la certificación a que los padres acudieran a las marchas y movilizaciones para engrosar los contingentes.

A la fecha, más de un millón de docentes han participado de las evaluaciones para el ingreso, promoción y desempeño. Obtener una plaza o un aumento en el salario ya no dependen de las decisiones de las dirigencias seccionales, sino de los conocimientos y capacidades de los maestros. A partir de noviembre, 150 mil más se someterán a diagnóstico. Educadores de Oaxaca, Chiapas y Guerrero, antes reacios, ya se han evaluado y otros más lo harán este año.

Los recursos para el equipamiento y mejora de los planteles educativos dejaron también las manos de la CNTE. En esta administración se invierten 80 mil millones de pesos en rehabilitación y modernización de infraestructura educativa. 300% más de lo destinado en el sexenio pasado. Los recursos son administrados y supervisados por los papás de los alumnos.

Todas estas acciones se suman al decreto de julio del 2015, del entonces Gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, que desapareció el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (Ieepo) en control de la CNTE para crear uno nuevo, descentralizado de la administración pública estatal, con personalidad jurídica y autonomía de gestión, que permitió recuperar la rectoría del Estado sobre la educación y terminó con la aberración de que el sindicato fuera al mismo tiempo patrón y empleado.

Sí, la CNTE está muy enojada porque su anacronismo la tiene condenada a desaparecer y sus métodos a consecuencias legales.

En cajón: Y si alguien aún tiene dudas de la necesidad, desde hace años, de una reforma educativa, dese una vuelta a los comentarios que los simpatizantes de la Coordinadora pondrán a esta Caja China y despejen todas sus reservas.

CDMX

12 de septiembre de 2017

@Vicente_Galvez

Deja un comentario